A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Deja vu. Viviana Liptzis

Hace unas horas encontraron el cuerpo de una mujer asesinada en Resistencia, Chaco. Pidió un remise. Nunca volvió. Hasta acá los policiales de siempre. Un caso más (¿uno más?) de violencia de género.

Pero resulta que en el medio un “Señor Juez” autorizó la libertad condicional del remisero que la asesinó después de cumplir 16 años de condena por… 4 violaciones. Y ahora vendrán los pedidos de juicio político al susodicho empleado de la justicia.

Y entonces deja vu. Hace unos meses otro “Señor Juez”, esta vez en La Pampa, acordó el avenimiento de un violador que unas horas más tarde asesinaba a su pareja “avenida”. Y al “Señor Juez”
le hicieron el juicio político correspondiente. Y lo encontraron inocente. El argumento fue que su negligencia no había sido “recurrente”. Se ve que se trata de acumular cadáveres para que un señor de estos sea destituido de su cargo.

Me pregunto: no sería más barato poner, en lugar de jueces, calculadoras? Se trata de sumar años, descontar los ya cumplidos y autorizar una liberación haciendo caso omiso de los informes periciales. Para qué haría falta alguien que piense?

Porque, a decir verdad, la sola idea de que un “Señor Juez” haya utilizado algún criterio para tomar estas decisiones, más allá de la desidia y algunas operaciones matemáticas de tercer grado, da miedo, o bronca, o impotencia. O todo junto.

 

Leave a Reply