A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Hipocresías varias. Viviana Liptzis

Un nene de papá devenido político e intendente de la Ciudad de Buenos Aires contó en una cena de señoras y señores de Consenso Republicano que una mujer, víctima de una red de trata, que logró escaparse, que fue violada de manera sistemática y que quedó embarazada en esa situación, había pedido autorización para hacerse un aborto contemplado por la ley. No dijo el nombre. Dijo el lugar, el día y la hora. Y la violó de nuevo.

Otro nene de papá, abogado y con un prontuario, digo, currículum que pone la piel de gallina y en representación de la Asociación Civil para la Defensa y Promoción de la Familia, interpuso un recurso de amparo que una jueza bien dispuesta tomó derechito, sin pasar por mesa de entrada, sin siquiera entrevistar a la directamente afectada, y logró que se frenara el procedimiento. Y la violaron de nuevo.

Un grupo enardecido de bestias imparables, de esos que se autodenominan “pro vida” fue con pancartas a la puerta del hospital donde la mujer está internada y custodiada, y la trataron de asesina y desalmada. Mayoría de hombres, de esos que no quedan embarazados aunque sean violados. Y volvieron a violarla.

El intendente Macri fue demandado judicialmente por incumplimiento de los deberes de funcionario público y por haber dado a conocer datos personales que son secretos.

A la jueza Rustán de Estrada se le solicitó un Jury de Enjuiciamiento por errores procesales.

Al abogado Pedro Javier Andereggen aún no le pasó nada. Seguirá buscando la salvación de su alma reventándole la vida a otras personas.

Y la mujer en cuestión? Violada por sus captores. Violada por el intendente, por el abogado, por la jueza, por la horda salvaje y por todos los que opinan desde afuera y no respetan ni siquiera las leyes promulgadas.


Manga de hipócritas.

 

Leave a Reply