A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Si o no? Si o no? Viviana Liptzis

Hablo o no hablo de la condena a Vázquez, el ex baterista de Callejeros?

Hay algo que se pueda decir después que la defensa del tipo fue siempre “un accidente” y los jueces, ante la contundencia de las pruebas y ver que eso era insostenible, decidieron atenuarle la condena con la figura de “emoción violenta”?

A los fines de saber de qué hablamos: Lo que hoy conocemos como homicidio en estado de emoción violenta es producto de la transformación paulatina del conyugicidio, figura que permitía hasta los inicios del siglo XX el asesinato de la cónyuge infiel sin pena alguna. Esto por supuesto, se daba siempre si era el hombre quien encontraba “in fraganti” a su mujer.

Ahora bien. Juguemos un ratito a hacer como que aceptamos que existe algo así como la “emoción violenta”. Y supongamos también que este muchacho se descontroló ante alguna situación con su pareja e hizo lo que hizo. ¿No habría que encerrarlo y tirar la llave por las dudas que se enoje de nuevo con alguna otra persona?

No hay estadísticas oficiales. Pero según los casos aparecidos en los medios masivos, desde el momento en que Wanda Taddei murió quemada en el 2010, 52 mujeres más fueron asesinadas de la misma manera. Tan difícil era llegar a la conclusión de que, si hubo un efecto de imitación en estos años, una condena ejemplificadora mandaría algún mensaje en contrario?

En realidad, si nos fijamos un poco en la tradición misógina de este tipo de fallos, llegamos a la conclusión de que tal vez lo piensen, pero después. Como en el caso del avenimiento que terminó en el asesinato de Carla Figueroa en La Pampa. O los asesinatos que se suceden después de incontables denuncias de violencia de género. O sin ir muy lejos, aquí mismo, en Córdoba donde vivo, donde un tipo mató de 10 puñaladas a su mujer y le dieron 3 años de prisión en suspenso (sí, leyeron bien). Por qué? Estado de emoción violenta dijeron…Supongo que esperarán a la próxima muerta. Entonces sí, harán declaraciones, se rasgarán las vestiduras y cambiarán las leyes. Cuando sólo hacía falta aplicarlas…

Algunas voces dicen que son muchos años. Otras que hay que esperar los fundamentos de la sentencia.

A decir verdad, no me importa que justifiquen por qué decidieron reducir la pena. Solo se que una vez más, en la justicia argentina, un tipo que asesinó a su mujer, la saca barata.

 

Leave a Reply