A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Ensalada. Viviana Liptzis

Hace ya tiempo que no me siento a escribir. Pero las fechas y las noticias no esperan a que me decida y siguen ocurriendo. Pensaba que necesitaría una especie de “ataque repentino de asociación libre” para poder juntar en un todo con sentido las mil cosas que me ocupan la cabeza.

Parece que, más que un ortodoxo “incio, nudo, desenlace”, será una buena ensalada.

Ingrediente 1: Día de la tierra. 22 de abril. Pachamama. Y pienso qué bueno! después de tanto sustantivo masculino que dice incluir y en realidad oculta a las mujeres, la tierra es femenina. Femenina no de color rosa y modales suaves. Femenina de mujer: nutriente, revolucionada, agotada, húmeda.

Ingrediente 2: Melchiori, ignoto senador provincial por Entre Ríos, padeció en estos tiempos de una incontenible verborragia y haciendo gala de estupidez supina y un machismo medieval, dijo que no siempre hay “violaciones violentas” sustentando esta maravillosa conclusión en que a algunas no las “muelen a palos”.

Ingrediente 3: Leo una pequeñísima historia de vida de la presidenta de Petrobras, María das Graças Foster: criada en una favela de Río, cartoneando desde que su madre decidió que no aguantaría más los golpes del marido y huyó con sus dos hijas buscando mejores destinos. Estudió en la escuela pública, la universidad y de allí hasta acá. Y digo pucha! Qué resiliencia estas mujeres!!

Ingrediente 4: Hace pocos días en Estambul se llevó a cabo la mayor conferencia global de los últimos años sobre derechos de las mujeres y desarrollo. En uno de los plenarios, el académico portugués Boaventura de Sousa Santos, uno de los fundadores del Foro Social Mundial, dijo “El movimiento de mujeres en los últimos treinta años ha sido el mejor movimiento que logró combinar el sentido de la urgencia con el sentido de cambio a nivel civilización” y se llevó varios aplausos.

Ingrediente 5: en la Cámara de Diputados de la Nación se dio media sanción al proyecto  de incorporar al código penal la figura del femicidio. Y me habita una esperanza de que, al menos a partir de ahora, nadie titule en los diarios “crimen pasional”. Si mata, no es amor.

Ingrediente 6: La Conferencia Episcopal se reúne y trata de influir con sus opiniones sobre la reforma propuesta al Código Civil. Tal vez no leyeron que se trata de eso: Código Civil y no “Código Religioso” con lo cual nada tienen para hacer allí.

En fin! Se mezcla todo, se condimenta con lo que cada una elija y sale nuestra realidad actual, en la que paso a paso (a veces pasos cuánticos!!!) las mujeres vamos andando aunque algunos sigan pensando que, como HeMan, tienen “el poder”.

“Las mujeres creadoras, en el mercado o en la siembra, en la cocina o en la escuela, en la fábrica o en la cátedra, en el laboratorio o la cosecha, empezamos a creer que podemos cambiar el tiempo en el que el mundo nos hacía. Es el principio del tiempo en que podremos hacer el mundo”. Angela Hernández.

Leave a Reply