A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Otro 8 de marzo. Viviana Liptzis

Pasó otro 8 de marzo. Y un nuevo banquete de descuentos y promociones en peluquerías, ropa y happy hours invadió los medios y nos invadió la paciencia.

Sin embargo, y a pesar de los intentos conscientes o no tanto, de resumir nuestra felicidad en un baño de crema, en el mundo, con nosotras las mujeres, pasan cosas.

Pasa que un señor muy aseñorado llamado Ignacio Bosque y algunos de sus compañeros de la Real Academia Española, salieron a hablar en contra de las guías para el uso de un lenguaje no sexista. Recibió algunas respuestas interesantes. Entre ellas la de Cármen Bravo, Secretaria Confederal de la Mujer de CC OO:

“Al académico, catedrático y ponente de la Nueva gramática, ante el conocimiento de las numerosas publicaciones para la utilización de un lenguaje no sexista, debiera inquietarle esta realidad e instar a la Academia a promover la utilización de un lenguaje no sexista; no para dar mayor visibilidad a la mujer a través del lenguaje, sino para no ocultar el género social: mujeres y hombres.

Si el uso genérico del masculino para designar a los dos sexos está muy asentado como él dice, lo está, entre otras razones, por el sesgo androcéntrico de las instituciones y de quienes son responsables de la vigilancia del buen uso de la lengua”. Y allí anda Bosque pensando qué responder.

También pasa que en Islandia, son mujeres en el gobierno las que están salvando al país de terminar hundido en un mar de hielo después de años de malos gobiernos masculinos. Igual que en Liberia (sólo que aquí no hay hielo, sólo absoluta pobreza).

Y la Corte Suprema de Justicia de la Argentina que dictaminó que el aborto en caso de violación no debe ser judiciable y que sólo basta con una declaración jurada de la mujer violentada.

También pasan otras cosas. Y no son agradables: el tráfico de niñas y mujeres con fines de prostitución sigue siendo el negocio más rentable de estos tiempos; en Pakistan, los colegios para nenas son ilegales ya que el velo no es una tela que cubre el cuerpo sino también la cabeza; las mujeres seguimos siendo mayoría entre la población más pobre y analfabeta; los diarios continúan titulando “crimen pasional” cuando algún desgraciado golpea y mata a su mujer “por amor y celos”.

“Lento pero viene” dice el poeta. Y las mujeres venimos. Paso a paso. Interminable energía para volver una y otra vez hasta lograr algo mejor.

Como dice la canción que canta Ana Belén:

Y me rodean

amigas altas, bajas, guapas y feas

resistentes pero desarmadas, buenas y malas

y algún que otro día sólo cansadas.

 

A toda prueba

viejas como la esfinge y nuevas, nuevas

les gusta ser tan altas como la luna; pero también

volverse pequeñitas como aceitunas.

 

Que transforman lo eterno en cotidiano

que conviven sin miedo con la muerte

que luchan cuerpo a cuerpo con la suerte hasta lograr

que coma dulcemente de sus manos.

 

Y me rodean

amigas ay, ay, amigas

dulce esperanza de la sed

amantes siemprevivas

dorado manantial de espigas

y me rodean

amigas ay, ay, amigas

diosas de agua y de la miel

valientes fugitivas del edén.

 

Lloran sin rabia

envejecen haciéndose más sabias

saben coger la vida por los cuernos, pero también

correr para no verse en el infierno.

 

Con su ternura

funden el corazón de la amargura

y como todos, quieren que las quieran más, que bien saben

tener la soledad de compañera.

 

Leave a Reply