A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Sin varones prostituyentes, no hay trata


Es difícil sustraerse en estos días del juicio por el secuestro de Marita Verón. Lamentablemente, dado que la Ley de Trata de Personas fue promulgada a posteriori, los acusados no serán enjuiciados con estos criterios.

Susana Trimarco, su mamá, se ha transformado en todo este tiempo, una vez más, en una muestra cabal de lo que las mujeres somos capaces de hacer en situaciones de crisis.

Con un enorme poder de resiliencia, puso energía en la búsqueda. Usó todo medio disponible (desde disfrazarse de prostituta hasta acompañar a la policia en allanamientos). Fue amenazada, atacada, tratada de loca, distraída con falsas pistas. Y siguió. Y en el medio, creó una organización que rescata mujeres en situación de prostitución.

Mientras declara en el juicio, sus ojos muestran un dolor inabarcable, y una decisión inquebrantable.

Comparto con ustedes un comunicado de algunas organizaciones que firman al pie:

 

Marita Verón fue secuestrada el 3 de abril de 2002; su madre – Susana Trimarco – inició una intensa búsqueda que sacó a la luz la existencia de redes de trata de personas con fines de explotación sexual; además, logró que nuestro país sancionara en 2008 la ley 26.364 de trata de personas.

Este mes comenzó en Tucumán el juicio por la desaparición de Marita; hay 13 imputados. El testimonio de Susana Trimarco desnudó el modo de operar de las redes; posibles connivencias de la policía, del poder político y judicial con éstas; cómo las mujeres son reducidas a esclavitud sexual; y – fundamentalmente – muestra de modo brutal la naturalización con que se acepta que los varones paguen por sexo, sin atender que esta práctica implica la vulneración de derechos de niñas, niños y mujeres. Ninguna mujer elige ser violentada; las mujeres prostituidas no están en libertad de elegir, quien elige es el varón y lo hace desde una situación de poder lo que implica una asimetría que denigra a las mujeres.

Instamos a los varones a deconstruir los mecanismos de apropiación de los cuerpos de las mujeres y a construir una nueva manera de ser varón, en la que su masculinidad se asiente en relaciones libres, justas, igualitarias y equitativas.

Sin varones prostituyentes, no hay trata.

 

Comisión de la Mujer de la UNSa

 

CLADEM – Salta

 

Multisectorial de Mujeres de Salta

 

Observatorio para la Promoción de Derechos de la diversidad sexual

 

Red PAR – Periodistas de Argentina en Red por una comunicación no sexista

Leave a Reply