A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Celeritas


Hemos descubierto la velocidad a la que se mueve

la luz, el aire, el sonido, el reloj, la obturación, el viento

existen velocidades de tipo

radial, angular, supersónica, orbital…

Hay quienes las conocen todas

son cuestiones físicas, cálculos posibles.

No es mi caso, disculpen si hay errores:

la capacidad de entendimiento de fórmulas científicas,

la matemática pura, no puede más que sorprenderme;

como esas cosas que una ama aunque no termina de comprender

– los hombres, por ejemplo –

y cuestiono, desconocedora a las fuerzas que gobiernan mi cerebro

a qué velocidad se mueve la capacidad de asombro

el flechazo, el amor a primera vista

el odio, el dolor o la ternura;

también éstas son ráfagas, ondas electromagnéticas,

¿se mueve el silencio como lo hace el sonido?.

Si el silencio y la oscuridad pesan tanto en el cuerpo de una

si la soledad se hace tan difícil de cargar

esto demuestra que tienen masa

sabido es que tienen energía – a veces con carga negativa-

y son inconstantes (esto prueba que tienen movimiento)

¿cuál es la velocidad de los sentimientos, del dolor?

¿Cuánto tiempo tarda

la oscuridad del alma en convertirse en luz

el flechazo en hacerse deseo

el amor en ser desamor

la ternura en odio

el odio en olvido

el silencio en sonido

la soledad en algo semejante a la compañía?

y si todo esto es cierto…teoría o paradigma, como gusten

¿cómo es posible que aún no sepamos a qué velocidad

se mueven nuestros sentimientos, la vida misma?

resulta tal vez mucho más fácil conocer lo que nos es externo

que comprender lo que llevamos dentro.

 

Nuevamente: Gracias Maia!

Fuente: Maialoschblank.blogspot.com

Leave a Reply