A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Algunas lecciones que vale la pena desaprender. Por Viviana Liptzis

Martha Beck nos propone lo que sigue. Qué buena lista! Y si tratamos de ponerla en práctica?

 

  1. Los problemas son “malos”. Nos pasamos parte de nuestra vida escolar resolviendo problemas arbitrarios, impuestos por figuras de autoridad que nos resultan, cómo decirlo, aburridas? Sin embargo, los problemas reales pueden transformarse en desafíos si logramos verlos desde otro lugar. Perdimos el trabajo? Puede ser la posibilidad de replantear nuestra carrera. Tenemos una relación que va de mal en peor? Tal vez nos permitamos ver realmente qué está sucediendo. Encontrar la solución a cada problema es lo que le da cierto “gustito” a la vida.
  2. Es crucial estar siempre feliz. Pensemos en esto: ¿no resulta estresante pensar que “debemos” estar felices cuando algo nos hace sentir mal? Tal vez podemos probar con “está bien estar tan triste como lo necesito en este momento”. Este tipo de permiso para sentirnos como nos sentimos es el fundamento del bienestar.
  3. El pasado daña de forma irreparable. Sin duda los eventos dolorosos dejan cicatrices. Pero también es cierto que la mayoría puede borrarse progresivamente. De hecho, lo que estamos haciendo ahora mismo- cuestionar pensamientos habituales- es suficiente para empezar a descargar viejos hábitos.
  4. El éxito es lo opuesto al fracaso. La realidad es que en cualquier ámbito, logramos el éxito en tanto probamos, fracasamos y aprendemos de eso. Las investigaciones nos muestran que las personas que se preocupan por los errores se encierran, pero aquellas que se relajan ante la posibilidad de equivocarse aprenden más rápido.
  5. Es importante qué piensan los demás. No! No lo es. Y es importante no tratar de fantasear respecto de eso.
  6. Podemos decidir en forma totalmente racional. Si así fuera, nuestro cuerpo no nos hablaría como lo hace en los momentos más importantes, más felices, más plenos, más tristes. Deberíamos prestar atención a ambas señales.
  7. Si todos mis sueños se hicieran realidad ahora, la vida sería perfecta. Esto implicaría que dependemos de lo externo para sentirnos bien! En realidad el punto es disfrutar. Lo externo puede ser un medio para lograrlo.
  8. Las pérdidas son terribles. En ocasiones, el temor a perder nos hace abandonarnos a nosotras mismas a fin de mantener un equilibrio siempre inestable. Incluso para agradar a otros.

En fin, desaprender supone abandonar nuestra zona de comodidad, aquello que a fuerza de repetición se hizo parte de nuestra vida, aquello que nos llegó en los mensajes explícitos e implícitos durante nuestro crecimiento. Y decidir ser otras, más relajadas, más plenas, más nosotras.

 

 

Leave a Reply