A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Hacemos las pases con nuestro cuerpo? Por Viviana Liptzis

La realidad es que muchas de nosotras tenemos una relación abusiva con nuestro cuerpo, castigándonos internamente cada vez que subimos algunos kilos, poniendo en peligro nuestra salud con dietas imposibles, fumando (sabían que es el método de control del apetito más común entre las adolescentes??) y con la autoestima por el piso.

No habrá llegado el momento de romper este círculo vicioso?

No digo que sea fácil. Nuestra cultura, con su fijación en supermodelos y la invasión del botox, pertenece claramente a las flacas y jóvenes. Sino no necesitaríamos campañas publicitarias o películas que nos recuerden que “las mujeres reales tienen curvas”.

Y para tenerlo claro, un dato adicional: la sociedad norteamericana gasta más en productos para perder peso que el producto bruto interno total de algunos países….

Pero no todo está perdido

Más allá de la fortaleza y permanencia de patrones sociales que nos piden ser flacas, tetas grandes y firmes, cola parada, altísimas, piernas largas y labios eternamente carnosos, somos nosotras las que podemos, una vez más, romper esos paradigmas.

Paso 1: Pensá 2 veces.

Hacé una lista de todas las cosas negativas que decis sobre tu cuerpo: “estoy gorda, estoy blanda, se me cae todo…”. Luego disputá cada una haciendo 3 preguntas:

Ese pensamiento me estresa?

De dónde viene? Mensajes familiares, televisión, etc?

Tiene lógica? Ok. Es posible que peses más que lo que resulte saludable o de lo que te gustaría. Pero qué pasa con los calificativos?: horrible, vieja, desagradable…

Paso 2: creá nuevas reglas

Tratá de sescribir algunas de estas (o todas) y pegarlas por todos lados (la heladera, el espejo, el placard, etc):

Me voy a abstener de decir cosas feas sobre mi cuerpo.

Me voy a abstener de marcar cosas feas del cuerpo de otr@s.

Voy a considerar terminar cualquier relación con un hombre o una mujer que me hagan sentir fea, o incómoda con mi cuerpo o traten de controlar mi apariencia.

Probá esto por una semanaa!

Paso 3: Empezá a hacer las pases con la comida

En lugar de cambiar lo que comes, tratá de cambiar tu relación con lo que comes. Comer puede ser tu modo de lidiar con el stress, el enojo, el aburrimiento. Es muy bueno anotar cada vez que comemos, cuál es el estado de ánimo que tenemos al empezar. Al término de algunos días podremos encontrar un patrón de comportamiento para modificar y buscar alternativas: caminar, escuchar música, darnos una ducha!

Dos cosas para terminar: no necesariamente es malo lo que comemos. Lo que está mal es nuestra relación con eso. Y, aquellas que tengan hijas mujeres, piensen en qué mensajes les damos respecto de sus propios cuerpos y su alimentación.

Creo que esta publicidad vale la pena:Suda el jamón

Fuente: The 2011 feel good chalenge.

Leave a Reply