A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Licencia por maternidad: seguí participando! Por Viviana Liptzis

Hace algunas semanas leía, en la sección carta de lectores de un diario, una polémica sobre la licencia por maternidad, su duración y los sentimientos encontrados que muchas mujeres sienten al momento de volver al trabajo.

Esas lecturas me despertaron algunas preguntas:

  • El problema real es la duración de la licencia?
  • Qué pasa con la carrera profesional de las mujeres cuando el embarazo (y la licencia) suceden?
  • Esto tiene solución en el corto plazo?

Intentamos juntas algunas respuestas.

El problema es la duración de la licencia?

Si la respuesta fuera afirmativa, entonces basta con una ley que la extienda y listo! A los 6 meses las cosas serán más fáciles? A los 12 meses nos vamos a sentir menos culpables? La verdad es que no creo que pase por ahí.
El nacimiento y la crianza de un hijo siguen siendo hoy, en última instancia, “cosas de mujeres”. Ya sea porque parimos, o amamantamos, o adoptamos y cuidamos, el mensaje social subyacente continua generando esa sensación de “abandonar” que tanta carga supone y que, en muchos casos, conlleva el renunciamiento a una carrera profesional exitosa.

Qué pasa con la carrera profesional de las mujeres cuando el embarazo (y la licencia) suceden?

Las profesionales que trabajamos en el área de Recursos Humanos, solemos escuchar de manera recurrente: “que sea hombre porque las mujeres se embarazan y encima cuestan más caras…” FALSO.
El período de licencia está cubierto por el estado. En consecuencia, el costo es CERO para la empresa mientras la mujer no está.
Pero el costo no es CERO para nuestra carrera: las posibilidades de crecimiento se postergan, no se nos considera para las promociones a pesar de que, en muchas ocasiones, hemos demostrado con creces nuestras posibilidades y, por supuesto, ganamos menos. El mensaje termina siendo: Seguí participando! La próxima vez será…

Esto tiene solución en el corto plazo?

Los paradigmas instalados en las personas y las sociedades no se cambian de inmediato. Sin embargo, las organizaciones de cualquier tipo (especialmente las empresas!!) tienen medios a su alcance para modificar esta situación rápidamente. Sólo hace falta tomar decisiones…
Algunas ideas

  • Estructuras de soporte no necesariamente internas (acuerdos con guarderías que permitan amamantar por ejemplo)
  • Igual remuneración por igual puesto y desempeño!!
  • Promociones basadas en competencias (conocimientos, habilidades, actitudes) y resultados concretos y no en estereotipos de género.

Qué otras cosas podríamos hacer?

Qué se les ocurre?

Me gustaría leer sus comentarios


Leave a Reply