A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Las mujeres seguimos avanzando


La Oficina de la Mujer (OM) de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) abrió sus puertas este año inaugurando un espacio inédito: el diseño e implementación de políticas públicas de género en el Poder Judicial (PJ).

En septiembre realizaron el primer taller de capacitación con 120 replicadoras/es (secretarias/os, juezas/ces, camaristas e integrantes de cortes supremas provinciales) de todo el país que se comprometieron, en el transcurso del 2011, a repetir la experiencia en sus jurisdicciones junto a las Escuelas de Capacitación locales, los Superiores Tribunales de Justicia provinciales y las Cámaras Federales y Nacionales. El compromiso tiene muchas posibilidades de transformarse en cierto en la medida que varias cortes provinciales están emitiendo declaraciones sobre la obligatoriedad del curso, lo cual es un impulso fundamental a las políticas de género y justicia que está llevando adelante la Oficina de la Mujer.

Los cursos están diferenciados en los tres sectores que integran el PJ: administración, funcionariado (secretarios/as y prosecretarias/os) y magistratura (juezas y jueces); pero todas las áreas comparten la metodología: un día y medio de trabajo en el que se abordan conceptos teóricos y prácticos vinculados al ejercicio de la justicia con enfoque de género. Y las tres áreas tienen el compromiso de hacer un aporte final al tema en formato de ensayo, sentencia, encuesta, u otra opción.

Estos cursos son el proyecto más ambicioso de la OM, creada en julio del 2010 bajo el impulso de la jueza de la CSJN Cármen Argibay y que cuenta con el apoyo del Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA), Fondo de las Naciones Unidas para las Mujeres (UNIFEM), Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (UNICEF).

Para Eleonor Faur, oficial de enlace UNFPA: ‘constituye un hito histórico haber llegado al más alto nivel de los Tribunales Nacionales, que muestra al mismo tiempo la potencialidad de vincular el enfoque de género en las acciones de la justicia, y la relevancia que ha tenido sumar mujeres defensoras de la igualdad de género, en un ámbito de decisión tan relevante como lo es la Corte Suprema de Justicia’, refiriéndose a las ministras Cármen Argibay y Elena Highton, que integran las CSJN desde el 2004.

Mapa de género

En marzo del 2010, la OM presentó, como preludio de lo que vendría, el primer Mapa de Género de la Justicia argentina donde, entre otros datos, se relevó que el PJ está integrado mayoritariamente por mujeres (54%), aunque éstas disminuyen notablemente a medida que se asciende en los cargos jerárquicos: mientras las secretarias son el 63%; las juezas son el 41%; las camaristas, el 28%; y ministras de la corte, apenas el 20% del total. ‘El rol de secretaria/o es el de mayor trabajo en la estructura judicial –explica Flora Acselrad, coordinadora de Unidades de Gestión de la OM-. Es un lugar de mucha presión y carga porque son quienes elaboran los proyectos de sentencia. Pero a la vez, es un espacio de gran capacidad de influencia en la justicia.’

Esta posibilidad de incidencia de las mujeres del PJ no se plasmó sin embargo en una mayor democratización de la estructura jerárquica  y tampoco de la estructura laboral. Otros desafíos que se plantea la OM a futuro, en este sentido, es investigar, entre otros temas, las decisiones judiciales y las condiciones de acceso a la justicia de las mujeres que concurren a los tribunales y la ausencia de baños femeninos y de lactarios en los edificios de tribunales, además de profundizar en las razones que impiden el ascenso a los cargos jerárquicos.

Fuente: Sandra Chaher. Artemisa Noticias.

Leave a Reply