A sample text widget

Etiam pulvinar consectetur dolor sed malesuada. Ut convallis euismod dolor nec pretium. Nunc ut tristique massa.

Nam sodales mi vitae dolor ullamcorper et vulputate enim accumsan. Morbi orci magna, tincidunt vitae molestie nec, molestie at mi. Nulla nulla lorem, suscipit in posuere in, interdum non magna.

Mujeres y desarrollo de carrera. Por Lic. Viviana Liptzis

Recién a partir de 1960 (increíble!) el tema de la elección de carrera de las mujeres y una vocación distinta de la maternidad fue tomado seriamente por la psicología y la sociedad en general.
En la actualidad las mujeres constituimos una parte enormemente significativa de la fuerza laboral, a tal punto que no existe una categoría (con hijos, sin hijos, con o sin pareja) donde la mayoría no trabaje fuera de su casa.
Parte de esta realidad proviene de las conclusiones (tardías por cierto) de que las mujeres (al igual que los varones) no sólo necesitan relaciones interpersonales positivas sino también satisfacciones basadas en logros en el mundo exterior. En este sentido, y más allá de lo conflictiva que resulta muchas veces la multiplicidad de roles, hoy resultan cada vez más claros los beneficios de esta situación (Barnett & Hyde, 2001):

  • El stress y la decepción en un ámbito pueden ser manejados mediante el éxito y la satisfacción en otro espacio.
  • El doble ingreso reduce la inquietud relacionada con la dependencia y la tensión en los momentos de crisis económica.
  • El trabajo conlleva una fuente adicional de soporte social.

Barreras percibidas por las mujeres en su elección de carrera

Algunas barreras a la elección de carrera están “socializadas”, es decir, existe un sistema de creencias sociales o patrones de comportamiento que llevan a las mujeres a evitar algunos campos de acción. En general podemos agruparlos en los siguientes:

  • La expectativa por la eficacia: hace referencia a la creencia por parte de una persona respecto de sus posibilidades de completar con éxito tareas y/o comportamientos específicos para cumplir un objetivo. En nosotras aparece en general un expectativa baja cuando hablamos de carreras técnicas o relacionadas con el campo de la matemática (no se olviden que son estadísticas y que siempre hay excepciones!!)
  • Los estereotipos ocupacionales de género: aunque nos parezca lejano, aún existen en la actualidad ideas respecto de qué ocupaciones son más apropiadas que otras para las mujeres. Esta relación se alimenta desde la infancia, por medio de los juguetes que seleccionamos para regalar a nuestras hijas e hijos.
  • La preocupación por la multiplicidad de roles: generando autolimitaciones en cuanto a las elecciones profesionales. En la actualidad las mujeres no vemos la vida personal y laboral como elecciones que se excluyen mutuamente. Sin embargo muchas aún hacen planes de carrera sacrificando desde el principio sus niveles de logro.

El camino a recorrer

A nivel individual:

  • Ayudar y ayudarnos a crear sistemas de soporte
  • Ayudar y ayudarnos a cambiar el sistema actual por otros más flexibles y equitativos.
  • Educar  y educarnos en la responsabilidad compartida con nuestras parejas.

A nivel organizacional:

  • Trabajar para reducir el sexismo, eliminar los estereotipos y la discriminación.

Conclusión

A pesar de que las mujeres hemos hecho enormes progresos para poner en juego nuestros talentos e intereses y lograr así satisfacción personal y profesional, quedan aún muchas barreras individuales y organizacionales por resolver. Nosotras mismas podemos trabajar para eso en distintos ámbitos: repensando la educación para las que tienen hij@s, trabajando con otras en la reflexión y superación de estos desafíos, construyendo también nuevos espacios de conocimiento compartido.

Este blog busca ser un aporte en este sentido

1 comment to Mujeres y desarrollo de carrera. Por Lic. Viviana Liptzis

  • Valeria

    Excelente el articulo, justamente hace muy poco escuchaba en una conferencia a una mujer que hablaba sobre la inserción de la mujer en el mercado laboral y, si bien los logros que hemos alcanzado como género no son pocos, la tarea profesional se suma a las otras que las mujeres seguimos haciendo como Limpiar, planchar, lavar la ropa, cocinar, cuidar a los niños, etc.
    Un estudio que presentaba la disertante, mostraba que un alto porcentaje de mujeres manifestaba que el día anterior había ido a trabajar (porcentaje similar al de los hombres). Sin embargo, solo un porcentaje menor al 5% de hombres manifestaba que el día anterior había realizado algun tipo de tareas domésticas (frete a un 80-90% de mujeres) Creo que esto lo que indica es que mas que un cambio de rol de la mujer, hay una suma de tareas.
    Coincido en que el desafío es trabajar para cambiar los estereotipos tradicionales de género que, aunque cada vez son mas débiles, siguen existiendo en nuestros hogares y trabajos.
    Saludos y adelante con el blog que está muy bueno!

Leave a Reply